miércoles, 10 de noviembre de 2010

Símbolos de Quimera

Cuando soy poesía, soy hombre
a veces mujer.
Un andamio de tristezas,
una corona de vanidad,
el mueble roto del indigente de tu esquina,
como trono de bruja
y cetro de malicia mentirosa.
Si esto fuera un poema penetrante,
habría redoblantes de suicidio,
trompetas de salidas,
cuerdas de esperanza.
Sucede que no soy poeta,
ni hombre, ni mujer, ni poesía,
sino el sorbo de mi propia queja
pidiendo palabras de armazón,
arrancando tus cejas para soñar que existo,
dramatizando mis sueños para crear los tuyos.
Un día te verás enamorado de mi...

1 comentario:

desconceptuada dijo...

La escritura da libertades inimaginables, da poder. Se puede ser creador o destructor.
En fin, hasta dicen que los poetas son semidioses.

Dices no ser poeta, pero escribiste un poema bastante bueno!

Yo no soy poeta,ni escritora, siempre repito esto cada vez que puedo, para dejar las cosas claras.
Mas bien soy lectora, que de vez en cuando se acumula de letras.
Bueno, no mas bla bla.
Saludos,C.