jueves, 11 de noviembre de 2010

Así de sencillo

Entiendan que esto sólo es metafórico. 
Uno solo puede ser el rey de sí mismo. 
Yo llevo la corona 
y cuando el bufón no me causa más gracia, 
lo desplazo de mi reino 
y lo sustituyo por otro.

1 comentario:

Alvaro (ciento15) dijo...

Terminante y absolutista... lejos de esa imagen de sutil nobleza.
Brava. Que así sea.