miércoles, 22 de diciembre de 2010

Despedidas inconclusas

Yo que no pienso mucho
pienso restar lo que me das
para sumarlo con lo que te doy
para que quedemos en lo mismo.

Cuando llegaste aceptaste besos,
te vas y te los llevas,
una mueca de "adiós, adiós adiós"
y me preguntas:
"¿Cuantas veces más nos diremos adiós?

Si cuentas con eso, por mi,
uno más, o dos si quieres,
para esperarte en la esquina de mi casa,
caminar y llegar donde respiramos
y transpiramos verde y tierra,
(tú sabes de lo que hablo)

Pero como no pienso mucho,
no tengo nada que borrar,
ni recuerdos que atesorar,
igual mañana tendrás que verme
y tú si habrás de pensar
en que te quedaste con los besos pasados,
pero no con los labios presentes.
Adiós, otra vez, te dejo para que lo pienses.

1 comentario:

Ciento15 dijo...

escribes heridas
quiebras latidos
recoges el azul de otra grieta en el cielo
y se siente lo que sientes...