jueves, 12 de diciembre de 2013

N° 12

Todavía juego con las llagas del alma
como el peligro del dolor.
Apática, disimulada como una piedra. 
Pero es mentira

Entonces nos besamos, al mismo nivel
y el me mira con la compasión
de un amor descartable