martes, 27 de octubre de 2009

"Ese Chico" (Pimera parte)


Era difícil para él hacerse la idea de volver a surgir.
A penas casi treinta años y ya se abría un agujero acojedor de rayos solares en medio de su cabeza, que para su depresión no era otra cosa que una imparable calvicie. Era hereditaria, pero aún no terminaba de admitirlo; prefería culpar al trabajo, no haber concluído los estudios y el estrés que le causaba cada quincena era entonces la razón que él exponía cuando defendía el por qué de la falta de cabello que se empezaba a formar justo en medio de su cabeza, sin contar la parte del frente, el cual no ha notado.
Pero era viernes y en la mañana estaba deprimido. En la tarde ya no apareció, y en la noche olvidó lo del su calvicie, sea cual fuese la razón, se olvidó de su calvicie, al menos por esa noche.
Ese chico llevaba el nombre de un poeta y para su desgracia y comparación con quizas un mundo real, murió alcoholizado y en la ruina. Era un mal presagio, un estigma que no eligió, y que de seguro no odiará a su madre por eso, igual el futuro lo esculpe cada cual a su manera y con la definición de arte que prefiera. Además Ese chico no esperaba que sucediera lo mismo, y llevaba fácilmente un buen rasgo de escritor y poema que le hacía estrellas y lo ponía al tope de la grandeza personal, al menos en ese orden.

3 comentarios:

BENCHO dijo...

me gusta!! asi inconcluso sin final asi de extraño... melancolico

Luza dijo...

aun sin las partes que faltan... me alegra que a alguien le guste... gracias :)

ladymar dijo...

bueno yo soy otra persona que le encanta lo que escribes... y se cual es tu inspiración...!!!